Las Agencias de Medicamentos de la UE definen una nueva estrategia común para 2025

Las Agencias de Medicamentos de la UE definen una nueva estrategia común para 2025

Si hay algo que ha quedado claro en esta crisis sanitaria ha sido el papel fundamental de las nuevas tecnologías, que nos han mantenido a todos conectados pese al confinamiento, así como la importancia de la innovación en el campo de la salud o el empuje de la industria farmacéutica para garantizar el suministro constante de medicamentos durante la pandemia. Por ello, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y los jefes de las Agencias de Medicamentos (HMA) han decidido poner en marcha una nueva Estrategia de la Red Europea de Agencias de Medicamentos, con el fin de avalar la provisión de medicamentos y productos sanitarios e impulsar la innovación y la transformación digital en los próximos cinco años. En ella se detalla cómo la Red de Agencias Europeas podrá seguir garantizando el suministro de medicamentos seguros y efectivos para los pacientes que lo necesiten pese a los nuevos desafíos que haya que enfrentar en el campo de la medicina, la ciencia, las tecnologías digitales, la globalización o las amenazas emergentes para la salud, como ha sido el Covid19.

Si bien, antes de poner en marcha esta estrategia europea común para 2025, las Agencias han decidido lanzar una consulta pública de dos meses sobre ella que permitirá hacer aportaciones hasta el próximo 4 septiembre de 2020 a través de un cuestionario en línea. No obstante, pese a que se alcance la aprobación definitiva del documento, como es lógico y dada la emergencia sanitaria, se revisará periódicamente.

La estrategia, según ha comunicado la EMA, y tal y como recoge Diario Farma girará en torno a seis áreas estratégicas, que previamente han sido identificadas y consensuadas con el sector, así como con organizaciones de pacientes, consumidores y profesionales de la salud:

  1. Disponibilidad estratégica. En lo relativo a la disponibilidad de los medicamentos, se incluyen medidas como la identificación de la raíz de los desabastecimientos y el desarrollo de estrategias para prevenirlos y gestionarlos mejor, distinguiendo las causas entre los que están protegidos por patente y los que no; las posibles mejoras legales para garantizar los suministros o la promoción de los biosimilares, entre otras. En materia de acceso, las propuestas se centran en la aumentar la generación de evidencia sobre los nuevos fármacos y poder ajustar las decisiones en función de ella, así como la mejora de los indicadores para conocer el acceso real en los diferentes mercados.
  2. Análisis de datos, herramientas digitales y transformación digital. En este campo el objetivo, es “principalmente expandir el acceso y la posibilidad de analizar los datos de práctica clínica y avanzar en su estandarización, construir una red de datos europea, actualizar el actual marco regulatorio y asegurar la adecuada gestión de los datos”.
  3. Innovación. En el campo de la innovación la estrategia apuesta por permitir la integración de los avances en ciencia y tecnología en el proceso de desarrollo de los medicamentos, apoyando desarrollos basados en biomarcadores y en la aplicación de las ciencias ómicas, por ejemplo, o acelerando en la convergencia de la clasificación de las innovaciones; impulsar la generación colaborativa de evidencia y asegurar que ésta es útil para todos los actores, así como reforzar la colaboración con grupos académicos, entre otros.
  4. Resistencia a los antimicrobianos y otras amenazas de salud emergentes. En este sentido, las Agencias indican que el diálogo con los desarrolladores de antibióticos para conseguir el lanzamiento de novedades terapéuticas es fundamental. Y de cara a posibles crisis sanitarias como la que vivimos, la prevención y la adopción de un marco regulatorio específico para la investigación en esos periodos excepcionales también será prioritaria para avanzar en esta materia.
  5. Desafíos de la cadena de suministro. En lo relativo a los retos a los que se enfrenta la cadena de suministro, se incluye una serie de objetivos y medidas para garantizar la trazabilidad y, con ello, la seguridad.
  6. Sostenibilidad de la red y excelencia operativa. En este apartado se alude a la necesidad de garantizar capacidades y financiación, entre otros objetivos.

Share this post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *