¿Cómo afecta la Inteligencia Artificial al ámbito sanitario?

¿Cómo afecta la Inteligencia Artificial al ámbito sanitario?

La medicina es uno de los campos que más se está beneficiando de la Inteligencia Artificial. La capacidad de esta herramienta para analizar, interpretar y aprender con rapidez grandes cantidades de información es especialmente útil para ayudar a los médicos a realizar un mejor diagnóstico y ofrecer un tratamiento más adecuado y más eficaz en cada caso. Así, la aplicación de esta tecnología ya permite agilizar el desarrollo de nuevos fármacos, analizar el genoma de los pacientes e identificar diferentes tipos de patologías.

Por ejemplo, el Laboratorio BioMedIA del Imperial College de Londres está desarrollando, gracias a la IA, algoritmos de aprendizaje para analizar e interpretar imágenes médicas. Tras la implementación de machine learning, los equipos de este centro ya pueden extraer de las imágenes utilizadas en los tratamientos médicos información clínica útil que sirve para conocer el desarrollo del cerebro y mejorar el diagnóstico de pacientes con enfermedades o daños cerebrales.

En la Universidad de Valencia también están entrenando a máquinas para ayudar a los médicos a realizar mejores diagnósticos y han empezado a trabajar en un sistema de inteligencia artificial capaz de detectar el cáncer de pecho en mamografías.

De hecho, es en el área oncológica donde se están obteniendo importantes ventajas derivadas del uso de la Inteligencia Artificial. Entre todos los avances, destaca el caso de Watson, un sistema de inteligencia artificial desarrollado por IBM que se hizo famoso en 2011 al vencer a concursantes humanos en el programa de televisión estadounidense Jeopardy y que ahora asesora a médicos que trabajan en hospitales de Estados Unidos, India, México, Tailandia, Eslovaquia o Corea.

Una de las ramas de este robot es Watson para Oncología, a quien los especialistas lo han entrenado con cantidades de información de estudios científicos e historiales de pacientes para que pueda analizar historiales médicos y ayudar a los doctores a definir tratamientos más personalizados. Gracias a su capacidad de procesamiento del lenguaje natural, el superordenador ingiere esa montaña de datos y da sentido a toda esa información.

En la actualidad, Watson está entrenado para detectar 13 tipos de cáncer y su tecnología ya ha llegado a 45.000 pacientes en todo el mundo. En este sentido, una investigación publicada a principios de 2018 en Annals of Oncology señala que las propuestas de tratamientos para cáncer de mama de Watson coincidieron con las del comité multidisciplinar de tumores de ese centro hospitalario en un 93% de los casos.

Un dato que demuestra que los resultados de la aplicación de Inteligencia Artificial en sanidad son esperanzadores y que es innegable que la inclusión de esta tecnología es un gran aliado para los médicos, liberándoles de tareas más monótonas o mecánicas. Pero, no obstante, tal y como subrayan desde IBM, “Watson no hace diagnósticos. Ofrece a los especialistas distintos posibilidades de tratamientos pero siempre es un médico el que toma la decisión final”.

Comparte este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *