Impresión 3D, la nueva revolución sanitaria

Impresión 3D, la nueva revolución sanitaria

La tecnología de impresión en 3D permite, a partir de un diseño hecho por ordenador y recogido gracias a un escáner, fabricar objetos reales de plástico o metales como titanio. Una técnica fundamental en el ámbito de la salud debido a las posibilidades que ofrece para imprimir prótesis atendiendo a la geometría del paciente.

Réplicas exactas de huesos, tórax de titanio adaptados a la estructura del paciente, prótesis dentales personalizadas, audífonos o modelos de órganos para realizar cirugías de práctica antes de una intervención quirúrgica son algunas de las posibilidades de esta tecnología tridimensional.

Los expertos destacan que, por ejemplo, en una operación de pelvis disponer de una reproducción 3D de la pelvis del paciente antes de realizar la intervención puede reducir entre una y dos horas el tiempo de quirófano. De esta manera, la impresión 3D reduce las molestias, los riesgos para el paciente y supone un ahorro de costes.

Asimismo, los procesos de fabricación de este tipo de impresiones ofrecen ventajas significativas. La reproducción real de una pieza no supone una gran dificultad en comparación con los métodos convencionales y la personalización de la misma no implica un aumento en los costes finales. Además, es posible modificar las piezas con facilidad a lo largo de la vida del paciente para adaptarlas a las circunstancias personales del momento.

Una de las instituciones pioneras en utilizar esta tecnología es el Hospital Gregorio Marañón. El centro constituyó en junio una comisión de impresión 3D hospitalaria para promover e impulsar la fabricación de soluciones médicas personalizadas mediante tecnología de manufactura aditiva por impresión 3D en sus instalaciones.

Así, la impresión tridimensional supone una revolución en el ámbito del diseño de productos sanitarios y una mejora considerable en la calidad de vida de los pacientes, por lo que cada vez más hospitales deben apostar por implantar este tipo de innovación.

Comparte este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *