Los riesgos de la automedicación

Los riesgos de la automedicación

El 52% de los españoles se automedica. Así lo asevera el I Estudio sobre Salud y Estilo de Vida de Aegon que destaca, además, que los jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y 34 años son las generaciones que más medicamentos toman sin la autorización previa de un facultativo.

Una ingesta que más que aliviar una posible leve dolencia puede incluso causar riesgos para la salud. En este sentido, los expertos sanitarios recuerdan que cada medicamento está prescito para una patología concreta y, sobre todo, que deben dispensarse en una dosis adecuada a las necesidades de cada paciente. Y es que el mismo fármaco puede actuar de manera diferente dependiendo de la resistencia de la persona que lo ingiera. Por ello, el tiempo de los tratamientos y la cantidad de tomas diarias que estipulan los doctores también son fundamentales para que su aplicación sea eficaz.

Asimismo, es importante tener en cuenta que todos los medicamentos tienen efectos secundarios. Algunos de los problemas colaterales más habituales por la ingesta de fármacos pueden ser la aparición de reacciones adversas, toxicidad, resistencias, intoxicación e, incluso, dependencia.

Los medicamentos de los que más se abusa sin tener receta médica son los analgésicos, los antibióticos, los antiinflamatorios y los tranquilizantes. Unos fármacos que, a priori, parecen inofensivos pero que es posible que acarreen graves trastornos. Por ejemplo, la aspirina puede provocar la alteración de la mucosa gástrica (gastritis erosiva) que, a veces, va acompañada de sangrado agudo, e incluso producir una bajada de azúcar o la disminución de la coagulación de la sangre.

Unos peligros que se pueden evitar si tenemos en consideración que su indicación y utilización tiene que ser prescrita por una persona con conocimientos y experiencia suficientes para valorar la evolución de un síntoma o de una enfermedad. No hay que olvidar que los fármacos son eficaces y beneficiosos para la salud sólo cuando se utilizan bajo prescripción médica.

Comparte este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *