Beneficios de la realidad virtual en medicina

Beneficios de la realidad virtual en medicina

El mercado potencial de la realidad virtual aplicada a la medicina moverá 285 millones de dólares en el año 2022, según un estudio de la compañía ABI Research. Este informe revela que, en la actualidad, esa cifra sólo supone 8,9 millones de dólares, por lo que el crecimiento estimado de esta tecnología en sanidad de aquí a cinco años es considerable.

El Hospital El Pilar de Barcelona, del grupo QuironSalud, ya está avanzando en la implantación de esta técnica y acaba de recibir una ayuda del Centro Para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI) del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades para liderar un proyecto que aplica la tecnología de realidad aumentada a la cirugía in vivo.

En concreto, el proyecto consiste en incorporar, a través de diferentes tipos de dispositivos, como la cámara de un smartphone o las gafas de realidad aumentada, información añadida a la imagen que el usuario ve.

Juanjo Torrent, ginecólogo especialista en cirugía oncológica de este centro hospitalario y director de J. Torrent Institute, explica en una noticia publicada en Lavanguardia.com que “esto podría permitir al cirujano, especialmente en cirugías abiertas, tener a su alcance en el momento que lo desee, o permanentemente, la visualización de elementos clave en la operación como tumores, vasos especialmente sensibles o similares, con objeto de aumentar la eficacia de la cirugía evitando daños, reiteraciones o búsquedas ahora poco evitables o incluso imprescindibles”.

Asimismo, la Fundación Jiménez Díaz y los hospitales universitarios Infanta Elena (Valdemoro), Rey Juan Carlos (Móstoles) y General de Villalba ya utilizan la realidad virtual para dar un paso más en materia de humanización y asistencia sanitaria. En este sentido, la implantación de esta tecnología ayuda a los pacientes pediátricos y a aquellos que padecen una enfermedad oncológica a distraerse y disminuir la percepción del dolor y la ansiedad, al mismo tiempo que mejora su estado de ánimo y les hace más llevadero su ingreso hospitalario.

Una nueva técnica que, junto a la Inteligencia Artificial, el Big Data y la robótica, se postula como la innovación que mayor crecimiento experimentará en los próximos años en el sector sanitario.

Comparte este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *