Cinco mitos sobre el cáncer

Cinco mitos sobre el cáncer

El cáncer es una de las enfermedades más presente en la sociedad, lo que ha originado un amplio abanico de términos y falsas creencias alrededor de la enfermedad. Estos son cinco de los mitos sobre oncología más normalizados entre la población.

  1. El cáncer es hereditario

El hecho de contar con antecedentes familiares aumenta la posibilidad de padecer esta enfermedad aunque no es un detonante. De hecho, según los expertos, solo en un 5-10% de los canceres existe una cierta predisposición a que sea hereditario, por lo que en el 90% restante es aleatorio, siendo el de mama y el colorrectal los que mayor componente hereditario presentan.

  1. La tecnología provoca cáncer

El hecho de tener el teléfono encima continuamente o cocinar con el microondas no conlleva una mayor probabilidad de padecer cáncer. No hay evidencia científica de ello. Los estudios realizados hasta la fecha no demuestran que la radiofrecuencia emitida por el móvil afecte al ADN de las células debido a que la energía de radiofrecuencia es una forma de radiación electromagnética no ionizante, es decir, un tipo de energía de baja frecuencia que no hace daño a los genes. En el caso del uso del microondas, que también emiten una radiación no ionizante, dispone de una protección que reduce la salida de esta emisión hasta niveles indetectables.

  1. El azúcar o los edulcorantes aceleran el cáncer

No existen pruebas concluyentes que demuestren que ingerir azúcar incentive el crecimiento del tumor y se propague más rápidamente. Si bien es cierto que las células del cuerpo humano dependen de la glucosa, no hay relación directa entre tomar azúcar y el aceleramiento del cáncer. Lo mismo sucede con el consumo de edulcorantes. Los resultados realizados no han encontrado ninguna evidencia en la propagación de esta enfermedad y el consumo de sacarina, etc.

En lo que sí coinciden los expertos es en que consumir demasiadas calorías derivadas del azúcar conlleva un aumento de peso, obesidad y diabetes, que sí incrementa el riesgo de padecer cáncer.

  1. La depilación láser provoca cáncer

Comúnmente se cree que la luz que emite la depilación láser propicia la aparición de melanomas. Pero no existe relación directa entre el cáncer y el láser. La luz que se utiliza en tratamientos de depilación es superficial, sólo se mantienen en el nivel de la piel, y sólo está diseñada para calentar y destruir los folículos pilosos, por lo que los órganos internos no pueden verse afectados

     5. Si no fumo, no tendré cáncer

La Asociación Española contra el cáncer destaca que un fumador sólo aspira el 15% del humo del cigarrillo que fuma, es decir, que el otro 85% lo expulsa y se queda en el ambiente en el que se mueven las personas de alrededor. Este humo pasivo también afecta a los pulmones. De hecho, de las alrededor de siete millones de personas que fallecen cada año a causa del tabaco, más de 800 mil son fumadores pasivos.

Comparte este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *