¿Cómo alerta nuestro sistema de la presencia de células cancerosas?

¿Cómo alerta nuestro sistema de la presencia de células cancerosas?

El propio cuerpo humano es capaz de alertarnos de la aparición de una patología gracias a la senescencia. Este proceso es un mecanismo innato que forma parte del sistema inmunológico para eliminar a las células más viejas pero que también se pone en funcionamiento como respuesta al estrés y el daño ocurrido en una célula en buen estado.

Ahora investigadores de la Universidad de Edimburgo han descubierto que este procedimiento es de vital importancia para suprimir las células cancerosas. ¿Cómo se realiza este proceso? Las células normales adquieren características de las células inmunitarias y envían señales de advertencia al paciente cuando están estresadas o en peligro y también cuando los genes que tienen el potencial de causar cáncer, llamados oncogenes, se activan. Esto inicia una cascada de señales que causan inflamación y otros síntomas al paciente y que a su vez activan las células inmunitarias para eliminar la célula dañada.

En este sentido, Matthew Hoare, científico clínico y consultor honorario del Instituto de Investigación de Cáncer del Reino Unido en Cambridge, explica en una información publicada en Infosalus que “las células dañadas que causan cáncer se vuelven senescentes y luego son eliminadas por el propio sistema inmunológico del cuerpo”. Pero, sin embargo, destaca que “si el sistema inmunológico no destruye la célula senescente, el tejido circundante puede inflamarse, promoviendo el desarrollo del cáncer”.

Un primer paso para el tratamiento de enfermedades oncológicas a través del propio sistema inmunológico que cada vez progresa a una mayor velocidad. El último avance que se ha realizado en este sentido es el uso de bacterias reprogramadas genéticamente para destruir tumores en ratones. Un método que en los próximos años podría conducir a terapias más personalizadas y adecuadas a cada paciente para combatir la enfermedad con una mayor precisión.

Comparte este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *