Nanomedicina, ¿qué es y cómo puede combatir el cáncer?

Nanomedicina, ¿qué es y cómo puede combatir el cáncer?

La nanomedicina o la aplicación de la nanotecnología al campo de la salud ofrece múltiples beneficios para la mejora de los tratamientos dirigidos al paciente. Este tipo de terapia tiene como objetivo prevenir, diagnosticar y tratar enfermedades de una forma más eficaz puesto que se dirige especialmente a los tejidos enfermos, sin dañar las partes sanas, lo que supone un avance en la medicina personalizada.

La Universidad Autònoma de Barcelona (UAB) es pionera en el uso de la nanotecnología para el desarrollo de nuevas técnicas que aumenten la calidad de vida de los pacientes con cáncer. Así, esta institución ha liderado la puesta en marcha del proyecto Neosetac que, a través de una nueva terapia de nanofármacos basados en selenio, mejora la eficacia terapéutica de la quimioterapia y logra prevenir la recurrencia del cáncer de mama.

Del mismo modo, en colaboración con investigadores del Instituto de Investigación del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y del CIBER de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina, ha desarrollado un nanomedicamento con el objetivo de combatir la formación de la metástasis en los tumores. En concreto, este fármaco se encarga de eliminar de forma selectiva las células madre metastásicas que son responsables de la expansión del tumor. Se trata de un sistema basado en nanopartículas que transportan un fármaco quimioterapéutico, lo liberan en las células cancerosas y, además, logran reducir la toxicidad y los efectos adversos del tratamiento.

Por el momento, este fármaco ya ha sido probado en casos de leucemia mieloide aguda y cáncer colorectal. Respecto a este último, el profesor Ramón Mangues, del Instituto de Investigación del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, señala en un reportaje publicado en El Mundo que, gracias a la utilización de este nanomedicamento, los científicos lograron reducir entre el 50% y el 80% de la metástasis que se generaba y consiguieron curar al 50% de los ratones.

Comparte este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *