Sanidad española: una de cal y otra de arena

Sanidad española: una de cal y otra de arena

El estado general de la salud de los españoles ha mejorado desde 2010, aunque ha aumentado la proporción de patologías crónicas y discapacidades como consecuencia del envejecimiento que ha sufrido la población. Así lo destaca el Informe “State of Health in the EU. España. Perfil Sanitario del país 2017”, elaborado por el Observatorio Europeo que muestra, además, que la esperanza de vida de nuestro país es la más alta de la Unión Europea. El documento también revela que la atención primaria es uno de los puntos fuertes del sistema de sanitario español y que el gasto público en salud ha crecido desde 2015.

Asimismo, recientemente hemos conocido que España, con 2.183 donantes y 5.261 órganos trasplantados en 2017, es por vigésimo sexto año consecutivo líder mundial en trasplantes en 2017, según el Registro Mundial de Trasplantes, que gestiona la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) desde hace doce años en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El año pasado, España aportó el 19,2% de todas las donaciones de órganos en la Unión Europea y el 6,4% de las registradas en el mundo, pese a que apenas representa el 9,1% de la población europea y el 0,6% de la mundial.

No obstante, pese a estas muestras de buen hacer en el sistema sanitario español, nuestra sanidad ya no está entre las diez mejores del mundo, según un estudio publicado por la revista The Lancet que mide la calidad del sistema sanitario de los 195 estados del mundo. Las cifras de 2016 sitúan a España, con sus 92 puntos, en el puesto número 19, lo que supone un descenso de diez posiciones respecto a la estadística de 2015.

La peor puntuación española la obtiene la atención al cáncer de piel, seguido de cáncer de cérvix y el testicular. Por el contrario, enfermedades como el tétanos, la diabetes, la apendicitis o las hernias son resueltas dentro del Sistema Nacional de Salud español de una forma óptima y han sido valoradas con los cien puntos posibles.

Comparte este post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *